Paso a Paso Blanco


Verdejo & Macabeo        

Vino de la Tierra de Castilla

COSECHA:  Un año excepcional en cuanto a temperaturas suaves y oportunas lluvias en primavera, que han favorecido una maduración lenta de las variedades Macabeo y Verdejo con las que están elaborada esta añada del 2018. La vendimia se ha desarrollado en fechas más tardías de lo habitual atendiendo a los procesos vegetativos y de maduración correcta de las uvas.

VIÑEDO: Situado en el sureste de la provincia de Cuenca, en el municipio de Casas de Los Pinos, a unos 600 – 700 metros de altitud media sobre el mar, influido por un clima continental extremo y rodeado de pinares y monte bajo, factores todos que definen un excepcional escudo fitosanitario, circunstancias que permiten un cultivo con intervenciones mínimas, respetuoso con el medio ambiente. Los viñedos fueron plantados en 1994 siendo unos de los primeros viñedos de Verdejo de la zona.

ELABORACIÓN:  Vendimia manual hecha a partir de la segunda semana de septiembre. Fermentación en acero inoxidable a temperaturas controladas entorno a 15º que garantizan la necesaria frescura y acidez.

ANALISIS DE CATA:  De color limón amarillo-verdoso, brillante, notas florales, fruta en sazón. Fácil y goloso en boca.

Últimos Premios


Guía Peñín: 88 puntos Paso a Paso Blanco 2015.

DO Tierra de Castilla

De norte a sur, y de este a oeste, Castilla-La Mancha es la gran región vitivinícola, por excelencia. Algunas de sus regiones han sido llamadas «la bodega de Europa», y la calidad de sus vinos es de reconocimiento universal, tanto para sus vinos elaborados con uvas de variedad autóctona, como con foráneas, que se han aclimatado de forma excepcional. Hoy, los vinos de la Tierra de Castilla compiten con ventaja frente a vinos procedentes de Chile o Australia, entre otros.

Las variedades de uva blanca cultivadas son la Airén, Albillo Real, Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo o Viura, Malvar, Malvasía Aromática, Marisancho o Pardillo, Merseguera, Moscatel de grano menudo, Moscatel de Alejandría, Parellada, Pedro Ximénez, Riesling, Sauvignon blanc, Torrontés, Verdejo, Verdoncho y Viognier. Entre las tintas, la Bobal, Cabernet-sauvignon, Cabernet-franc, Coloraillo, Forcallat tinta, Garnacha tinta, Garnacha tintorera, Graciano, Malbec, Mazuela, Mencia, Merlot, Monastrell, Moravia agria, Moravia dulce o Crujidera, Petit Verdot, Pinot Noir, Prieto picudo, Rojal tinta, Syrah, Tempranillo o Cencibel, Tinto de la pámpana blanca y Tinto Velasco o Frasco.

Castilla-La Mancha cuenta con cinco provincias en cada una de las cuales, con diferentes climas y orografías, crecen las diferentes variedades de uva. Profundamente arraigado en la vida de sus habitantes, las zonas vinícolas han desarrollado una cultura del vino que se puede conocer en cada una de sus bodegas, y en las localidades en que se ubican. La amplia modernización adaptada desde el último tercio del siglo XX ha generado más de seiscientes marcas comercializadas bajo la D.O. Tierra de Castilla, con unas cualidades excepcionales en cada una de sus variantes.