Paso a Paso Orgánico Tinto


100% Tempranillo

Vino de la Tierra de Castilla

COSECHA:  Gracias a los suelos arcillosos y altura de nuestros viñedos, las escasas lluvias y temperaturas más altas de lo normal durante el mes de Julio no han incidido en la calidad de esta añada.

En los meses de agosto y septiembre la amplitud térmica fue más acusada ayudando a alcanzar una madurez fenólica óptima, dando como resultado una añada de gran calidad.

VIÑEDO: Finca las Cruces viñedo plantado en 1970 en una de las zonas más altas de Castilla la Mancha, alcanzando entre 650-700 metros de altitud. Suelo pobre rico en caliza a un metro de profundidad podemos encontrar arcilla roja.

Viticultura orgánica (o biológica), trabajando la tierra de manera tradicional, sin la intervención de productos químicos.

ELABORACIÓN:  Cata de bayas y control de maduración antes de la vendimia. Recolección tardía a partir de la segunda quincena de septiembre. Levaduras autóctonas, fermentación en depósito, maloláctica en tanque.

ANALISIS DE CATA:  De color cereza intenso, y tonos granates, en nariz destaca su fruta madura y tostados cremosos de roble. Rico en boca, con mucha fruta y un final sedoso y largo.

Últimos Premios


J. Raynolds - Vinous: 89 puntos.Tarima Blanco 2015.

J. Raynolds: 90 puntos Paso a Paso Orgánico 2015.

eRobertParker.com: 85 puntos Paso a Paso Orgánico 2015.
R. Parker Wine Advocate: 85 puntos Paso a Paso Orgánico 2015.
Guía Peñín: 90 puntos Paso a Paso Orgánico 2015.

DO Tierra de Castilla

De norte a sur, y de este a oeste, Castilla-La Mancha es la gran región vitivinícola, por excelencia. Algunas de sus regiones han sido llamadas “la bodega de Europa”, y la calidad de sus vinos es de reconocimiento universal, tanto para sus vinos elaborados con uvas de variedad autóctona, como con foráneas, que se han aclimatado de forma excepcional. Hoy, los vinos de la Tierra de Castilla compiten con ventaja frente a vinos procedentes de Chile o Australia, entre otros.

Las variedades de uva blanca cultivadas son la Airén, Albillo Real, Chardonnay, Gewürztraminer, Macabeo o Viura, Malvar, Malvasía Aromática, Marisancho o Pardillo, Merseguera, Moscatel de grano menudo, Moscatel de Alejandría, Parellada, Pedro Ximénez, Riesling, Sauvignon blanc, Torrontés, Verdejo, Verdoncho y Viognier. Entre las tintas, la Bobal, Cabernet-sauvignon, Cabernet-franc, Coloraillo, Forcallat tinta, Garnacha tinta, Garnacha tintorera, Graciano, Malbec, Mazuela, Mencia, Merlot, Monastrell, Moravia agria, Moravia dulce o Crujidera, Petit Verdot, Pinot Noir, Prieto picudo, Rojal tinta, Syrah, Tempranillo o Cencibel, Tinto de la pámpana blanca y Tinto Velasco o Frasco.

Castilla-La Mancha cuenta con cinco provincias en cada una de las cuales, con diferentes climas y orografías, crecen las diferentes variedades de uva. Profundamente arraigado en la vida de sus habitantes, las zonas vinícolas han desarrollado una cultura del vino que se puede conocer en cada una de sus bodegas, y en las localidades en que se ubican. La amplia modernización adaptada desde el último tercio del siglo XX ha generado más de seiscientes marcas comercializadas bajo la D.O. Tierra de Castilla, con unas cualidades excepcionales en cada una de sus variantes.